Comprender la Disfunción Eréctil | Causas de la DE

Diabetes y Disfunción Eréctil

La Diabetes es una causa común de Disfunción Eréctil. La experiencia clínica y numerosos estudios sugieren que 1 de cada 4 hombres de más de 65 años experimenta algún grado de Disfunción Eréctil 1. Además, los hombres que sufren Diabetes experimentan Disfunción Eréctil tres veces más que los que no la tienen, debido al daño que la diabetes puede causar en los nervios y vasos sanguíneos que controlan la erección.

""
El 50% de los hombres con Diabetes experimenta Disfunción Eréctil, y esta a su vez puede ser el primer síntoma de la enfermedad, especialmente en hombres jóvenes.

¿Cómo afecta la Diabetes a la erección?

2-3La diabetes podría desencadenar daños en el sistema nervioso, en los vasos sanguíneos, y músculos resultantes en problemas relacionados con dolor, entumecimiento o pérdida de sensibilidad en manos y pies 3. Estos problemas también podrían desencadenar problemas de Disfunción Eréctil, puesto que tanto el sistema nervioso como la presión sanguínea son partes necesarias del proceso que da lugar a una erección4. Además, a medida que los hombres con diabetes envejecen, los problemas de Disfunción Eréctil se vuelven más comunes5.

 

En busca del tratamiento más adecuado

La mayoría de las causas de Disfunción Eréctil se pueden tratar, y por ello los medicamentos orales son siempre la primera opción. Sin embargo, se ha comprobado que estos son menos eficaces en hombres con diabetes, y en ellos se necesitarían opciones terapéuticas más avanzadas6. En estos casos, se recomendarían opciones terapéuticas para la Disfunción Eréctil como inyecciones, dispositivos de vacío o prótesis de pene7.

¿Qué supone para ti?

Vivir con Disfunción Eréctil es duro. Debes pensar que no todo el mundo entiende cómo te sientes, y que no todo el mundo quiere hablar de ello. Sin embargo, millones de hombres la padecen y saben cómo te puede afectar en la vida diaria. Si eres diabético y estás empezando a tener síntomas de Disfunción Eréctil, habla con tu doctor sobre las opciones de tratamiento que podrían ser mejores para ti.

Share this article